Los colectivos y organizaciones que integramos la Coordinadora Andalucía con Palestina apoyamos la Huelga Feminista del próximo 8 de marzo. Una fecha en la que #nosotrasparamos para reivindicar igualdad, justicia y libertad desde un feminismo integrado en nuestra lucha por la causa palestina.

El papel de las mujeres palestinas en su resistencia cotidiana contra el patriarcado y la ocupación es un referente para los movimientos sociales en cualquier lugar del mundo, y así lo han demostrado durante más de 70 años desde la Nakba, el inicio de la limpieza étnica que expulsó a cientos de miles de palestinos de sus tierras para crear el estado de Israel.

El 8 de marzo es una fecha para poner en valor esta realidad a menudo invisibilizada. Una realidad que también se da en la sociedad palestina, que se corresponde con un modelo heteropatriarcal que fomenta la desigualdad y la opresión hacia las mujeres y que se suma al trato degradante de Israel a las mujeres palestinas: más de una treintena mujeres se encuentran en las cárceles de la ocupación. Más de 350 niños esperan en las celdas de Israel bajo jurisdicción militar.

En el origen de la sistemática vulneración de Derechos Humanos que vive la población palestina en general y las mujeres palestinas en particular, se encuentran los mismos modelos de explotación y promotores de desigualdad que afectan a las personas en todo el mundo: El capitalismo, la acumulación de poder patriarcal, el colonialismo, la gran influencia de las religiones monoteístas, la explotación de la vida y la naturaleza.

Cada uno de estos elementos se expresa con contundencia sobre la población palestina y en la resistencia tiene especial protagonismo la persistencia en la lucha por la sostenibilidad de la vida de las mujeres palestinas: Promotoras y parte activa de los comités de resistencia, transmisoras de la memoria negada a todo un pueblo, desarrolladoras de economías alternativas de subsistencia, trabajadoras de la tierra que lloran por sus olivos arrancados, cuidadoras de familiares a menudo heridos o con secuelas de por vida… Sin ellas la resistencia palestina se desvanecería.

El feminismo tangible, el que coloca el cuerpo en el campo de batalla, se materializa en los casos de las mujeres de la familia Tamimi. Se han convertido en la referencia y ejemplo actual de la acción de muchas otras luchadoras palestinas. El Estado de Israel no puede contestar a tanta dignidad, a tanto feminismo en sus reacciones sin miedo frente a soldados o colonos. Las encarcela físicamente, pero la relevancia de las acciones de estas mujeres nunca han llegado tan lejos.

La bofetada de Ahed Tamimi a un soldado el pasado 15 de diciembre sacudió la moral del ejército israelí, la institución más importante e influyente en el país colono. Pero lo más importante es que hizo temblar los pilares del sistema patriarcal sionista, que sustenta en la agresividad, el machismo y el orgullo patrios sus armas morales de defensa. No fue la bofetada, sino la imagen de una mujer levantándose en dignidad ante sus opresores lo que enfureció al machista sistema de opresión colonial israelí.

Por tantas mujeres que están transformando el mundo, por tantas que luchan por que otra vida es posibles, la Coordinadora Andaluza de Solidaridad con Palestina participa en la #Huelga8demarzo porque #nosotrasparamos.