En la conmemoración del día de la Tierra y el derecho al retorno el pasado 30 de marzo, el ejército israelí llevó a cabo una verdadera masacre en la Franja de Gaza utilizando munición de guerra en contra de manifestantes pacíficos.

Según el Centro Palestino para los Derechos Humanos (PCHR), ha habido 17 palestinos asesinados y más de 2.000 heridos por disparos de los soldados y francotiradores israelíes entre los que se encuentran más de 200 niños y 30 mujeres. Las manifestaciones se llevaron a cabo durante la jornada de la conmemoración del Día de la Tierra y por el Derecho al Retorno del pueblo palestino a sus hogares de origen de donde fueron violentamente expulsados hace ya 70 años.

Los manifestantes difundieron de antemano el plan de su protesta no violenta: pacíficamente, sin armas, se reunirían a lo largo del muro fronterizo que los encierra. Durante seis semanas levantarían tiendas de campaña, celebrarían eventos culturales y marcharían para poner fin al asedio y al derecho a regresar a sus hogares y tierras dentro de Israel de acuerdo con la resolución 194 de la ONU.

El Ejército israelí planeó de antemano atacar a los manifestantes, dando autorización previa para que los soldados abrieran fuego. Los palestinos asesinados fueron ejecutados por disparos desde larga distancia. El ataque ha sido producido contra asambleas explícitamente pacíficas que han sido reprimidas sin que los manifestantes representaran ninguna amenaza para la vida de los soldados

El portavoz del Ejército israelí, también amenazó con que "de ser necesario, responderemos en el centro de la Franja de Gaza contra los que están detrás de estas violentas protestas", insinuando la comisión de crímenes de ejecuciones extrajudiciales (asesinatos). Este enorme número de víctimas demuestra que las fuerzas israelíes siguen cometiendo nuevos crímenes y haciendo un uso excesivo de la fuerza contra civiles palestinos

Consideramos que Israel se ha burlado descaradamente de Naciones Unidas y la UE, otra vez, negándose a abrir una investigación sobre los asesinatos en Gaza, tal y como ha exigido el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres y la responsable de Política Exterior de la UE Federica Mogherini.

Desde la Coordinadora, queremos recordar a los medios de comunicación a los periodistas destinados a terreno que la principal característica de la ocupación es el desequilibrio de fuerzas entre ocupante y ocupado, entre víctima y verdugo. Hemos asistido, de nuevo, al manido ritual de desfile de términos fetiches para Israel. Sin embargo, subrayamos que No ha habido enfrentamientos, ni choques, Israel está disparando a muerte a civiles desarmados a sangre fría por manifestarse pacíficamente en su tierra exigiendo sus derechos. Enfrentamientos y choques sugiere de forma fraudulenta igualdad de poderes y responsabilidades. Algo que dista mucho de lo que ocurre en realidad. Otra de las rutinas sobre las que queremos advertir es del abuso de fuentes israelíes para la construcción de la noticia en detrimento de las fuentes palestinas, incluidas las fuentes gazatíes.

El 30 de marzo es uno de los días nacionales en Palestina. Se conmemora el asesinato de seis jóvenes palestinos ciudadanos israelíes en 1976 que se encontraban protestando por el robo de tierras en Galilea, hoy limpiada étnicamente por Israel. Ahora, más de cuatro décadas después, los palestinos siguen enfrentándose al acaparamiento de tierras y a la represión militarizada, tanto en el territorio palestino ocupado como dentro de Israel.

Desde la Coordinadora pedimos a nuestros representantes políticos que se posicionen del lado del Derecho Internacional y, como titulares de obligaciones, les apelamos a reiterar su llamamiento a respetar y hacer respetar el Convenio de Ginebra y activen los mecanismos necesarios para que Israel rinda cuentas.

Al gobierno de España para que imponga de inmediato un embargo en la venta de armas a Israel, paralizando la participación en el programa Europeo Lawtrain y revisando los acuerdos comerciales con las colonias

A los gobiernos locales y diputaciones a avanzar en la implementación de medidas de compra pública ética y responsable con el cumplimiento de la legalidad internacional, haciendo hincapié en la incompatibilidad del comercio con las colonias y el respeto al derecho internacional.

A la Junta de Andalucía, a revisar sus acuerdos gubernamentales con Israel o sus instituciones públicas, paralizando cualquier colaboración con ellas hasta que Israel no cumpla con sus obligaciones internacionales en materia de protección de la población civil a la que ocupa.

A la sociedad civil para que impulse con más ahínco la campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones al Apartheid Israelí (BDS)

El pueblo de Gaza vive en condiciones inimaginables. Tienen poca o ninguna agua, sólo 2 horas de electricidad al día, el 80% de la población depende de la ayuda alimentaria. Por organizar una protesta pacífica, deben ser elogiados, no asesinados.